You are hereTerapia Ortomolecular

Terapia Ortomolecular


Medicina ortomolecular Se denomina “Medicina Orto-Molecular “ (Orthos: Justo, recto, directo) a la cantidad “justa”, “exacta”, de la sustancia administrada a cada célula del organismo para que mantenga o recupere su bienestar. Linus Pauling, 2 veces premio Nobel (de química y de la paz) acuñó este término en 1968. Él mismo lo definió como la terapia que consiste en proporcionar a cada persona la concentración óptima de las sustancias que están presentes en nuestro organismo con el fin de corregir alteraciones y mantener una buena salud. En otras palabras, la medicina ortomolecular se basa en suministrar al cuerpo los micronutrientes necesarios en una proporción y cantidad adecuadas. Con ello se intenta que el organismo funcione correctamente y que no se lleguen a manifestar enfermedades producidas por desequilibrios de dichos nutrientes en el ámbito celular, o recuperarlos si ya se han producido. Las sustancias a las que se refería Pauling, los micronutrientes celulares, son las vitaminas, minerales, oligoelementos, ácidos grasos, aminoácidos, enzimas etc. En condiciones ideales todos estos nutrientes deberían ser proporcionados de forma natural a través de la alimentación, pero por diversas razones (procesado, malos hábitos, agotamiento de suelos, cultivos intensivos, etc.) no es así. Por esta razón, la medicina ortomolecular, a parte de corregir una alimentación deficiente en micronutrientes, también utiliza diversos suplementos que contienen estas sustancias La Medicina y Nutrición Orto-Molecular concibe de una manera distinta la recuperación del bienestar de cada individuo. Ya que da especial importancia, a la nutrición y al uso de nutrimentos no solo de forma preventiva, sino terapéutica y tiene como una de sus bases fundamentales la rehabilitación celular a través de su restablecimiento químico interno, además de solucionar problemas de salud gracias a mejoras en nuestra nutrición, no sólo a través de la dieta sino también de suplementos nutricionales. Este tratamiento nutricional es holístico, es decir, no busca simplemente hacer desaparecer el síntoma o enfermedad sino descubrir cual o cuales son los desequilibrios internos del organismo que desencadenan su aparición permitiendo fortalecer las células y aumentando su energía vital mejorando la eliminación de los residuos tóxicos. Una dieta pobre en frutas y vegetales, implica un bajo aporte en vitaminas, minerales y fibras solubles e insolubles para conseguirlo se deben evitar los alimentos procesados, con alta densidad calórica y seguir una dieta saludable con granos integrales, frutas frescas, vegetales y pescados que garanticen la abundancia cotidiana de los nutrientes vitales

MINI GALERÍA

Previous Medizone 1/7 Next

Visítennos en Facebook

ULTIMOS TWITTEOS

ARCHIVO DE BLOGUEOS